IRPAA - Instituto Regional da Pequena Agropecuária Apropriada

Viver no sertão é conviver com o Clima

Formulário de Busca

Siga-nos:

Educación para convivencia con el semiárido

Instituto Regional de la Pequeña Agropecuaria Apropiada IRPAA es una entidad No Gubernamental sin fines lucrativos, con sede en Juazeiro Bahía, fundada en 1990, que viene desarrollando un trabajo educativo (técnico-pedagógico) en el Semiárido brasileño, buscando mejores formas de convivir con esa región.

Es necesario descubrir que el Semiárido brasileño tiene muchos recursos y posibilidades y que es una región distinta de todas la otras de Brasil, donde para vivir bien, es necesario aprender, primeramente, a convivir con su diversidad climática: las lluvias irregulares, los periodos largos de estiaje; las condiciones del suelo, entre otros factores. Esa convivencia se da principalmente a partir del conocimiento y del dominio de las técnicas de producción apropiadas para este clima, buscando una distribución justa de las tierras, de las aguas y políticas públicas que atiendan a las demandas de la región y garanticen la permanencia del pueblo en la tierra prometida el semiárido brasileño.

La comprensión de las condiciones ambientales propicia a los productores y productoras rurales, una visión amplia sobre las actividades más viables que podrán desarrollar con mayor rentabilidad en la región, ya que las lluvias generalmente son abundantes, aunque ocurran de manera irregular y concentradas en pocos meses. Además, la evaporación potencial es varias veces superior a las precipitaciones y exige que se conozca y se utilice las tecnologías de captación y almacenamiento del agua de la lluvia para el periodo más escaso, garantizando de esa forma el acceso a agua que todos tienen derecho.

En la mayor parte del semiárido, el subsuelo es cristalino, con poca agua y en la mayoría de las veces, salobre. Agua de buena calidad se encuentra solamente en una área restringida de subsuelo sedimentar.

Para una vida más segura en el Semiárido, la familia sertaneja, principalmente la que se encuentra en la zona rural, precisa tener garantizado el acceso a agua que puede ser pensado a partir de cuatro líneas estratégicas: agua de la familia, agua comunitaria, agua para agricultura y agua de prevención (abastecimiento durante las grandes secas).

 

 

imagemLa agricultura tiene una importancia muy grande para la manutención de la familia en el semiárido, observando sobretodo, las prácticas y plantas que se adaptan mejor al clima de la región. La agricultura de sequía se debe concentrar en áreas reducidas y bien cuidadas, utilizando tecnologías apropiadas para aumentar la infiltración del agua en el suelo y garantizando su ciclo.

El beneficiamiento de los productos de la propiedad, tanto vegetal, cuanto animal además de una mayor diversidad de la producción, posibilita una mayor autonomía financiera de las familias.

Considerando los principios de vida y producción apuntados por la Convivencia con el Semiárido, estaremos evitando la desertificación, contribuyendo así para el equilibrio ambiental de modo que las generaciones futuras puedan tener asegurado el derecho a vivir en un ambiente saludable.

En áreas que permiten la práctica de agricultura bajo riego, la agricultura familiar orgánica o ecológica es una opción de gran importancia. Ella corrige las distorsiones de la agricultura convencional, a través de la estabilidad de los agroecosistemas y la utilización de recursos renovables y autosostenible, aliando la calidad de los alimentos con la conservación de los recursos naturales de producción y preservación de la naturaleza, así como valoración de la agricultura familiar.

Conociendo el comportamiento del clima y la aptitud natural de las tierras del Semiárido, se nota claramente que la crianza de cabras y ovejas es la actividad de mayor viabilidad para las familias.Esa actividad además de su función económica desempeña un importante papel social y cultural. Esa forma particular de los criadores y criadoras de diferentes lugares se basa en el sistema de crianza en Fundos de Pastos. En la actualidad se hace necesario la implantación de mejoría en el manejo del rebaño, suministro de agua, así como la preservación de la caatinga y el cultivo de plantas para forraje adaptadas al clima, garantizando la oferta de alimento durante el ano entero en forma de heno, ensilaje, producido y almacenado durante la época de las lluvias.

imagemLas personas que se encuentran en los centros urbanos enfrentan problemas diarios que muchas veces están relacionados a la falta de conocimiento sobre el ambiente, como a ejemplo de la escasez cada día mayor de agua que ocurre, entre otros factores, debido la degradación ambiental. El agua de calidad inferior es un grande problema también en las ciudades, provocando enfermedades y muertes.


Entre otros problemas, el uso inadecuado y sin restricciones de agroquímicos en la producción de alimentos provoca serios daños a la salud de toda población.

El conocimiento del ambiente en su aspecto natural es un primer paso para la discusión de otros elementos que también componen el Semiárido brasileño. Es necesario también reflexionar sobre los procesos educativos y el tipo de saberes y valores que tiene sido Producidos en esa región y poco tiene ayudado a disminuir las desigualdades. Para eso, las escuelas del Semiárido, sean ellas rurales o urbanas, precisan ser constituidas de una propuesta curricular que permita, sobretodo, la construcción de una enseñanza-aprendizaje que problematice la realidad donde esas escuelas se involucran, posibilitando la construcción de un currículo contextualizado para que desde pequeños, los niños se reconozcan en el espacio socioambiental en que viven y se constituyan sujetos comprometidos y responsables con el bienestar social.

imagemLa convivencia con el Semiárido tiene como unos de los principios, la inclusión social de las personas, bien como de los saberes marginados, con vistas a la reducción de las desigualdades alarmantes en esa región.

Esa política de inclusión tiene como reto, reverter los índices sociales en el Semiárido, que presenta las peores estadísticas de desarrollo humano e infantil de este país, los cuales resultan de un modelo de desarrollo que ratificó el discurso de la inviabilidad y legitimó la política de la “asistencia y del combate a seca” como siendo las salidas. Esta región fue por mucho tiempo desacreditada y políticamente utilizada para fortalecimiento de las elites que se sustentaron en las condiciones desiguales de la población.Un gran desafío es producir una cultura pautada en la comprensión de que una sociedad se construye por vía de la participación y envolvimiento de todos los sujetos que hacen parte de ella. Para que esa nueva propuesta de sociedad sea posible, es importante que se cuestione, por ejemplo, la condición social de las mujeres en esa región.

Es urgente considerar la necesidad de ampliación de los medios de participación su inclusión en el proceso de desarrollo social, en su autonomía sociopolítica, ya que el proceso educacional fue tradicionalmente marcado por el machismo y sometimiento femenino excluyendo las mujeres del derecho de desempeñar su ciudadanía.

Los niños, adolescentes y jóvenes vienen siendo también históricamente marginados, estando expuestos a los más diversos tipos de violencia social, inclusive por la ausencia de políticas públicas comprometidas con la erradicación del trabajo infantil, con la ampliación de los espacios educativos que aseguren el derecho al ocio, cultura, deporte, y en primer lugar, una educación escolar de calidad que les garanticen los aprendizajes necesarios a la ciudadanía: A los jóvenes, estas políticas precisan garantizar aún, oportunidades de trabajo con remuneración justa.

Convivir con el Semiárido es, sobretodo, descubrir que sus aspectos naturales, geográficos, no pueden más ser utilizados para justificar la inmensidad de sus problemas sociales, los cuales evidencian que es inoperante y la falta de compromiso político con el crecimiento socioeconómico, denunciando la falencia de un modelo de desarrollo regional distanciando de las necesidades de la población y de los potenciales locales.

La convivencia con el Semiárido es una propuesta de desarrollo que se pauta en la lógica de un sistema de vida y de producción eficientes y sostenibles, donde se busca, a través de la formación de una conciencia colectiva, constituir un equilibrio ambiental y social, capaz de garantizar mejores condiciones de vida para las personas que viven en esa región.


Campanhas

Newsletters

Cadastre seu e-mail para receber notícias.

Formulário de Contato





Faça sua doação


Copyright © 2005 - 2009 IRPAA.ORG Instituto Regional da Pequena Agropecuária Apropriada - IRPAA
Avenida das Nações nº 04 - 48907-218 Juazeiro - Bahia, Brasil
Tel.: 0055-74-3611-6481 - Fax.: 0055-74-3611-5385 - E-mail: irpaa@irpaa.org - CNPJ 63.094.346/0001-16
Utilidade Pública Federal, Portaria 1531/06 - DOU 15/09/2006 Utilidade Pública Estadual, Lei nº7429/99
Utilidade Pública Municipal, Lei nº 1,383/94 Registro no CNAS nº R040/2005 - DOU 22/03/2005